El pasado 29 de diciembre eSport Trips acompañó a un grupo de amigos a Londres para vivir un fin de semana dónde el futbol no descansa en Navidades: la Premier League. El partido, Chelsea FC – Stoke City; el ambiente, auténtico a más no poder.

El match era a las 15:00h, hora local y que comparten la mayoría de los partidos de la jornada en Inglaterra, esa tradición tan bonita que en la Liga española se ha perdido y que te obligaba a ir al estadio con tus cascos y la radio, para no perderte detalle de los goles y sorpresas que deparaban los otros partidos. Londres es una ciudad con numerosos equipos en la máxima categoría del futbol inglés y fue curioso ver en el metro a grupos de aficionados con bufandas y gorros de los colores de otros equipos de la ciudad, como los hinchas del West Ham o los del Crystal Palace, que se dirigían al Olímpico de Londres y a Selhurst Park respectivamente.

Después de un viernes noche dónde sólo hubo tiempo de visitar un típico pub inglés, The Simmons Bar, beber unas pintas de cerveza y escuchar música de los Strokes o el “Take Me Out” de Franz Ferdinand; madrugamos al día siguiente para ver lo esencial de Londres antes de dirigirnos a Stamford Bridge. Si me permitís un tip, para los que no conocéis la ciudad y disponéis de poco tiempo para visitarla, os proponemos una rutita andando más que interesante bajando en la parada de metro “Green Park”: un precioso e inacabable parque verde os espera a la salida del Undergroud. Cruzamos la inmensa explanada verde dirección Buckingham Palace, dónde, con un poco de suerte, podréis disfrutar del famoso cambio de guardia. Una vez visto el gran palacio de la reina, podéis seguir la ruta dirección Big Ben, cruzando St. James Park, un parque de cuento con un gran lago, su fauna autóctona, puentes que lo cruzan y mucho, mucho verde. Una vez llegas al final del parque, se empieza a vislumbrar el Big Ben, próxima parada en el camino, no sin antes fotografiarte en las auténticas cabinas rojas de la city. Al lado del Big Ben se encuentra el río Támesis, desde dónde se puede apreciar la espectacular Noria de Londres, The London Eye, una construcción moderna que permite ver una panorámica de la ciudad a 135 metros de altura. La siguiente y última parada fué Trafalgar Square, una gran plaza dónde se encuentra el famoso National Gallery. En dos horas, pudimos disfrutar de un precioso paseo viendo los sitios más identificativos de la ciudad. ¡Probadlo!

Eran casi las 13:00h y se acercaba la hora del partido: había que hacer realidad el eSport Trip y cogimos el metro para dirigirnos a Chelsea, un barrio situado en el municipio de Kensington, ubicado al borde del río Támesis, que respira tranquilidad y elegancia por las calles de sus residentes VIP. En día de partido, miles de supporters traviesan el barrio bien por Fulham Road, una kilométrica avenida dónde se pueden ver los diferentes chalets de la zona; o bien por el emblemático cementerio de Brompton, pegado literalmente al estadio, que despertó un sentimiento de rareza y a la vez de mucha curiosidad.

Los numerosos pubs en los aledaños de Stamford Bridge estaban repletos de aficionados que hacían la previa con música, cánticos y muchas pintas de cerveza esperando la hora del partido. Otro consejo, en los bares de alrededor del estadio se pide, como requisito, la entrada al partido. Si tenéis que recoger la entrada al en las taquillas del estadio, debe ser lo primero que hagáis para poder disfrutar de una previa Premier League como es debido. Esta medida de los pubs se tomó debido a los graves enfrentamientos entre hooligans de los años 80 y 90, a consecuencia de ello, al menos en los partidos del Chelsea FC, las dos aficiones no pueden compartir ni bar ni pintas cerveza.

Nosotros teníamos entrada visitante, es decir, animábamos al legendario Stoke City, el segundo equipo más antiguo de Inglaterra. Media hora antes del partido entramos a Stamford Bridge: campo antiguo y dónde se respira futbol en estado puro. Remezclados entre los aficionados del Stoke, los Potters, que charlaban sobre el partido y su mala actuación en la liga este año, contemplábamos el entrenamiento de los jugadores fijándonos en viejos conocidos de nuestro fútbol como Pedro, Cesc Fábregas o Morata. “Go on Stoke” era el grito de guerra con el que despidieron a sus jugadores al vestuario.

A las 15:00h, puntualmente, el árbitro pitó el inicio del partido y Stamford Bridge, lleno hasta la bandera, empezó a rugir. A los 3’, gol del Chelsea (Rudiger), cinco minutos después, otro golazo del equipo local, obra de Drinkwater, desde fuera del área y a la escuadra: locura entre los aficionados Blues. Pedro, de gran jugada personal, marcó el tercero poco después. Fue una primera parte muy seria del Chelsea ante un Stoke City sin poder de reacción. La segunda parte, pese a la mejoría de juego de los visitantes, el Chelsea anotó dos goles más, obras de William y Zappacosta, en el partido que despedía el 2017 de los londinenses, un año para la historia en el que consiguieron su sexta Premier League. Pese al resultado, la afición del Stoke no se rindió y animaron a los suyos hasta el pitido final, coreando el nombre de sus jugadores, especialmente el de Charlie Adams, que se acercó a la grada visitante al final del partido para regalar su camiseta.

Gran partido, inmejorable ambiente y la experiencia increíble de vivir un partido de la Premier en vivo en un estadio emblemático: la esencia de nuestra agencia de viajes, lo que da sentido a eSport Trips. Si quieres vivir un acontecimiento parecido, en directo, en el país que tu prefieras, con familia o con amigos, no dudes en contactarnos (info@esporttrips.com) o visitar nuestra página web www.esporttrips.com. Estaremos encantados de ayudarte a cumplir uno de tus sueños.

¡No te lo pienses!